La polinización de las abejas - Jose Antonio Babiano Serrano

La polinización de las abejas

 

POLINIZACIÓN: (MUCHO MAS QUE MIEL)

 
Fue en el Mesolítico (10.000 años A.C) cuando el hombre comienza la recolección de miel de abejas silvestres, sin embargo no es hasta el Neolítico cuando comienza la mal llamada “domesticación” de las abejas y la tenencia de enjambres por parte del ser humano. En Egipto ya se trasladaban colmenas en embarcaciones por el Nilo en el 2.500 A.C. (La trashumancia se inventó como vemos hace mucho tiempo).

 
polinizacion-2Pero la historia de “nuestras abejas” comienza mucho mucho tiempo atrás, hace 100 millones de años determinadas especies de avispas silvestres comenzaron a abandonar su carácter predador para comenzar a transformarse progresivamente en abejas recolectoras de miel y polen, proceso que tardaría unos 70 millones de años ( la evolución es lenta y requiere su tiempo), esto significa que hace unos 30 millones de años comenzó una de las relaciones más espectaculares y complejas que existen en la naturaleza entre dos seres vivos, LA ABEJA Y LA FLOR. La relación y co-evolución de ambos es tan asombrosa que sin ella nuestro mundo, nuestros paisajes, nuestra alimentación, la primavera….no serían ni sombra de lo que hoy vemos y degustamos.

 
Esta relación tiene un nombre que todos conocemos LA POLINIZACIÓN, gracias a ella podemos afirmar que la miel, el polen, el propoleo, la cera, la jalea real, la apitoxina…y todos los productos que actualmente obtienen, procesan y comercializan los apicultores y las empresas no son más que “peccata minuta” comparados con lo que significa y aporta la polinización al ser humano y a nuestro planeta. Aun sabiendo que es absolutamente imposible cuantificar esta aportación la FAO estima que el beneficio económico que genera la polinización por abejas solo en los principales cultivos agrícolas estimados es de 265.000 millones de Euros al año, 22.000 millones en la Unión Europea, 2.400 millones de euros en España, por ello creo que los apicultores merecen el “ridículo” retorno económico de parte de lo que aportan al medio ambiente en el formato de “ayudas agroambientales” o como se las quiera llamar. Decir que “si las abejas desaparecen de la faz de la tierra el hombre lo haría tan solo unos años después” (¡como nos gusta esta frase!) es a mi juicio exagerado, teniendo en cuenta que la base de la alimentación humana son los cereales y el arroz (que presentan polinización por el viento y que no depende de los insectos), probablemente el ser humano seguiría en este cada vez más devastado planeta, eso sí, con una dieta bastante aburrida y deficitaria.

 
La polinización de las abejas en ZZZANGANO.COMAunque parezca ciencia ficción ya existen zonas donde la falta de polinizadores es una realidad, en el condado Maoxian de Sichuan en China, el uso indiscriminado de pesticidas y la sobreexplotación de su cabaña apícola ha aniquilado por completo a todos los insectos polinizadores de la zona (tanto abejas como polinizadores silvestres), esto hace que los árboles frutales (pera y manzana fundamentalmente) tengan que ser polinizados “a mano” con pinceles de pluma de pollo, flor a flor, árbol a árbol…..por los propios agricultores, …si esa situación se extendiese mundialmente ¿Cuánto podría costar un Kg de manzanas o de peras?….. Si tenemos en cuenta que alrededor de dos terceras partes de las plantas cultivadas de las que se alimentan los seres humanos dependen de la polinización de los insectos (mayoritariamente de las 30.000 especies de abejas que existen en el mundo), la desaparición o drástica disminución de las mismas tendrían unas consecuencias devastadoras….adiós al cacao, a la vainilla, a los kiwis, sandías, melones, calabacín, almendras, manzanas, peras, frambuesas, mangos, membrillos, nísperos, melocotones, ciruelas….y cientos de alimentos más, que solo existirían en las mesas de los más acaudalados tras la polinización manual de sufridos trabajadores como ya sucede en algunas regiones de China.

 
Por desgracia en las últimas décadas se está constatando una preocupante desaparición de polinizadores a nivel mundial, a las enfermedades y parásitos hay que sumar el uso masivo de pesticidas y fitosanitarios, la actividad industrial, el cambio climático….etc. han hecho que miles de especies de polinizadores silvestres ya hayan desaparecido, EL APICULTOR cumple con su parte, garantizando con su trabajo contra todas las adversidades la supervivencia de las abejas, pero si entre todos no conseguimos cambiar el actual sistema agrícola minimizando la exposición de las abejas y demás insectos a tóxicos y las administraciones nacionales, europeas y mundiales no anteponen los intereses medioambientales a los económicos para revertir la actual tendencia, mucho me temo que en unas cuantas generaciones tal vez existan documentales que difundan lo preciosa que era la tierra cuando había polinizadores.

 
Fuente: Post escrito y facilitado por Don Jose Antonio Babiano Serrano – Veterinario y Secretario de la Cooperativa Montemiel en Fuenlabrada de los Montes

Deja un comentario